• Madrid Investment Attraction
  • Madrid Investment Attraction
menu
close
cab

“Porsche Ibérica creó en Madrid la primera aceleradora del grupo en todo el mundo”

Conversación con Iván Burgos, Connected Car Manager de Porsche Ibérica

Noviembre de 2019

Tras la fuerte apuesta de la empresa por Madrid, con una nueva sede en la capital y liderando desde ella programas de innovación abierta, y coincidiendo con el lanzamiento de su primer modelo 100% eléctrico, conversamos con Iván Burgos, Connected Car Manager de Porsche Ibérica.

Iván es desde 2015 el responsable del proyecto “Coche Conectado” de la empresa, integrado en la estrategia de Smart Mobility de Porsche, que incluye iniciativas de innovación abierta de la marca apoyada en la tecnología de IoT. Además, Iván lidera el área de la digitalización de Porsche Ibérica como parte de la estrategia de innovación y transformación digital de la compañía, denominada Strategy 2025.

M.I.A.: ¿Cuándo se crea Porsche y cómo comienza en España? 

I.B.: Porsche AG fue fundada hace 71 años por un hombre inquieto y visionario, Ferdinand Porsche, y su hijo Ferry. Desde el principio se ganó la reputación de empresa innovadora y hoy forma parte del Grupo Volkswagen. Porsche lleva más de 40 años en España, primero como sociedad importadora y desde finales de los años 90 como Porsche Ibérica, filial de Porsche AG. En la actualidad hay 24 concesionarios en España y Portugal.

En mayo de 2018 inauguramos la nueva sede central en Madrid, construida sobre el mismo terreno que el antiguo edificio, propiedad de la compañía. Se trata de unas instalaciones vanguardistas que reflejan muy bien el ADN de Porsche y que son un referente para el resto de los países. La zona del concesionario busca por encima de todo proporcionar una experiencia única al cliente, que disfrutará con atractivas propuestas al mismo tiempo que realiza sus gestiones de información, compra o revisión de su Porsche.

M.I.A.: ¿Qué papel desempeñan la tecnología y las energías alternativas en el actual modelo de negocio de Porsche?

I.B.: Es evidente que el cambio tecnológico que estamos viviendo afecta no solo a la actividad económica, sino también y de forma muy directa a los ciudadanos, pues les ofrece muchas más oportunidades para elegir, lo que condiciona su comportamiento. Sin duda, asistimos a una transformación profunda que tiene su reflejo en el sector el automóvil, con tendencias asociadas a la revolución digital. Los trabajos robotizados de manera remota, la toma de decisiones, el diseño de productos y las estrategias a seguir en el ámbito de la automoción están influenciados por la tecnología digital y la movilidad sostenible.

Los consumidores, conscientes de su responsabilidad para reducir las emisiones, eligen ahora tecnologías menos contaminantes asociadas a la electrificación, lo que supone un cambio notable de sus costumbres. A partir de aquí se crea una convergencia social, industrial y tecnológica que generará crecimientos multiplicadores.

Porsche ha sido siempre una empresa vanguardista, capaz de responder con rapidez a las demandas sociales. Por ello, en 2016 se dio forma a un plan denominado Estrategia 2025, que pretende un desarrollo transversal en todas las áreas de la compañía para adaptarse a los nuevos tiempos. El plan abarca cinco grandes temas: organización, conectividad, digitalización, electromovilidad y nuevas formas de comercialización. Cada mercado identifica factores transformadores e implementa nuevas ideas sobre las que trabajar. En este entorno, por ejemplo, Porsche Ibérica quiere que las redes sociales ayuden a mantener la reputación de la marca y a transmitir sus valores, así como esos pasos que se van dando en el camino hacia el futuro.

M.I.A.: ¿Cómo se concretan esos cambios en el producto y en su comercialización?

I.B.: Porsche quiere que el 50% de los vehículos que venda en 2025 sean eléctricos o híbridos y, quizá, pueda llegar incluso a superarse esta cifra. También se están poniendo a prueba nuevas fórmulas de comercialización, como Porsche Passport, Porsche Drive o Porsche 360, que tratan de adaptarse a los nuevos comportamientos y necesidades de los clientes.

Porsche fabrica sus modelos de mayor volumen en la planta de Leipzig, mientras que los coches más icónicos se siguen produciendo en Stuttgart. La apuesta de Porsche por el vehículo eléctrico se concreta ya en el Taycan, el primer modelo 100% eléctrico de la marca que está disponible a finales de este año. Además, hasta 2022 Porsche invertirá seis mil millones de euros en movilidad eléctrica, una buena parte de los cuales está destinado a modernizar y digitalizar esos centros de producción para que formen parte de lo que llamamos la Industria 4.0.

M.I.A.: ¿Cómo ven desde una compañía de vehículos deportivos de lujo las tendencias en la movilidad para las grandes ciudades?

Porsche tiene un equipo que sondea permanentemente las tendencias que van surgiendo en cualquier parte del mundo. Las diferencias entre unos lugares y otros son muy notables y también es un factor a considerar. Por ejemplo, no es lo mismo Oslo, la ciudad del mundo donde se venden más coches eléctricos y en la que sus regidores están tan implicados en la nueva movilidad que ni siquiera les cobran impuestos por aparcar en la calle, que Madrid, una capital que empieza a dar sus primeros pasos en una transformación profunda y necesaria.

En este sentido, los cambios normativos en las ciudades condicionan la demanda de vehículos, aunque la última palabra la tenga el consumidor. Porsche, como compañía comprometida con la sociedad, avala que haya un cambio en la legislación sobre movilidad y apuesta por el cumplimiento de los parámetros de sostenibilidad medioambiental que se deriven de un acuerdo amplio entre todas las partes implicadas.

I.B.: ¿Qué importancia tienen iniciativas como Porsche Accelerator y Porsche Smart Mobility Lab, desarrolladas en Madrid?

Porsche Ibérica creó en 2017 el programa Porsche Accelerator, una aceleradora de proyectos en el ámbito de la transformación digital. La audacia de nuestra filial consistió en pensar que una multinacional como Porsche, con más de 30.000 empleados y con procesos complejos y muy documentados, requería combinar estos con otro tipo de procedimientos más ágiles, transversales y colaborativos que implicaran a otro tipo de empresas e industrias.

Una forma de hacerlo era acelerando startups que generaran conocimiento y pusieran a Porsche en contacto con el ecosistema innovador. Este proyecto, finalizado en julio de 2018, estuvo financiado en un 80% por Porsche Digital, vehículo de inversión en startups de Porsche AG, pero sin un programa propio específico. De esta manera, Porsche Ibérica creó la primera aceleradora del grupo en todo el mundo.

A partir de los resultados de esta iniciativa desarrollamos Porsche Smart Mobility Lab, laboratorio de innovación para la transformación interna, la divulgación de actividades, la resolución de problemas a través de retos lanzados al ecosistema emprendedor y la integración de clientes e inversores. También en este caso es una iniciativa que ha liderado Porsche desde Madrid. Como resultado, algunas startups van a pasar a ser proveedoras de Porsche Ibérica e incluso proveedoras del grupo en Europa.

M.I.A.: ¿Nos puede contar más en detalle cómo funciona Porsche Smart Mobility Lab?

I.B.: Porsche Smart Mobility Lab se desarrolla a través de las siguientes actividades:

– El scouting de startups, con él Porsche Ibérica lanza varios problemas al año al ecosistema innovador y emprendedor y se presentan candidatos para solucionarlos. Es un proceso largo, pero si se encuentra una solución innovadora, Porsche se convierte en cliente de la startup y podría llegar a convertirla en proveedor global.

– Charlas divulgativas en nuestra sede de Madrid sobre temas como inteligencia artificial, blockchain, asistencia, esports, etc.

– Un Club de Inversión para que las startups que se han sometido a scoutings sucesivos y se convierten en proveedores de Porsche, aumenten su valor. Les ponemos en contacto con inversores, algunos de los cuales pueden ser nuestros propios clientes.

– Organización de visitas a foros relevantes y hubs de innovación. Hemos estado en Israel y asistimos a Slush, Epic Center y otros eventos clave.

El programa está al 50% de su desarrollo y pretendemos mantenerlo y mejorarlo. Queremos aumentar su relevancia en otros ecosistemas y participar en más eventos.

El Lab constituye una iniciativa local que profundiza en la estrategia digital 2025 y que complementa los objetivos tácticos y operativos propios de la compañía, la rentabilidad o la satisfacción de los clientes. Porsche Smart Mobility Lab es un proyecto que trata de traspasar fronteras a través del acceso temprano a la tecnología para llegar antes al mindset de la compañía a nivel global, un objetivo estratégico que aporta soluciones inmediatas.