• Madrid Investment Attraction
  • Madrid Investment Attraction
menu
close
cab

Madrid saca brillo a sus datos de inversión extranjera en un contexto no tan favorable

Contexto global y nacional complejos

En 2018, y a pesar de la mejoría en la tónica general y del renovado dinamismo económico mundial, los flujos de inversión extranjera (IED) a Europa se redujeron a la mitad, $172 mil millones. Un año anómalo debido a la repatriación de las ganancias acumuladas por las empresas multinacionales de Estados Unidos tras la reforma fiscal aprobada por el gobierno de Donald Trump, que tuvo un gran impacto en los flujos de IED hacia algunos países que albergan funciones financieras de las EMN americanas, como Irlanda o Suiza.

Las cifras globales de 2018 muestran de forma clara el efecto que han tenido las repatriaciones realizadas por las empresas de EE.UU., aunque la evolución tanto de proyectos de inversión greenfield (+41% en valor) como de fusiones y adquisiciones transfronterizas (+18%) es positiva.

En este contexto, la coyuntura actual presenta numerosos retos para el Sur de Europa y sus ciudades, que han de decidir cuál es su apuesta específica y definir estrategias claras que les permita posicionarse en el nuevo escenario y atraer aquellas inversiones que mayor valor local aporten.

Los riesgos políticos y económicos y la incertidumbre política se suman a los retos. También la disminución en las tasas de rendimiento de la IED, que podría ser un factor clave en su desaceleración, y la creciente atención y supervisión a las actividades de inversión por parte de las autoridades, tanto nacionales como supranacionales.

Aunque las perspectivas para 2019 son positivas en términos de flujos de inversión según los analistas, las tendencias subyacentes manifiestan debilidades estructurales debidas a factores políticos, tensiones comerciales y el retorno de las tendencias proteccionistas. Las nuevas políticas de inversión combinan iniciativas de facilitación en países menos desarrollados con otras de carácter defensivo y proteccionista respecto a la inversión en sectores estratégicos de las economías más avanzadas.

Al mismo tiempo, se están produciendo cambios en las formas de producción internacional, cada vez más impulsada por activos intangibles, licencias y comercio de servicios,  que crecen más rápidamente que la IED y que generan formas de inversión cada vez más ligeras en activos tangibles.

En Europa, la mayor incertidumbre actual se centra en el Brexit, y aunque por el momento parece estar teniendo un efecto limitado sobre la IED, al menos hasta que los términos y plazos de la salida estén claros, las perspectivas y la incertidumbre que genera, no son buenos aliados para las decisiones de inversión.

La apuesta sostenida; Una mirada al stock de inversión

La volatilidad de los flujos financieros intra-empresa y la variabilidad que introducen las fusiones y adquisiciones de gran escala al analizar períodos cortos de tiempo hacen que merezca la pena analizar indicadores estructurales como los ligados al stock de inversión, que muestran la confianza más duradera de los inversores en la economía local y en sus empresas, a través de datos recientemente publicados por la UNCTAD (correspondientes a 2018) y por el Registro de Inversiones en España (correspondientes a 2017).

El stock mundial de IED ha registrado su primer descenso en diez años. Aunque esto no deja de ser un hito significativo, la magnitud del descenso es moderada (-1,1%), manteniéndose el stock en cualquier caso muy cerca de los máximos históricos, por encima de los $32 billones.

En este contexto, el buen comportamiento en España en los últimos años, tanto de los proyectos greenfield como de las fusiones y adquisiciones transfronterizas, que marcan su máximo histórico en 2018, hacen que el stock recibido por el país encadene su tercer año consecutivo de crecimiento. Se alcanzan así, según la UNCTAD, los $659.037 millones acumulados (+2,1%), lo que representa el 46,2% del PIB en el año. Esta cifra supone el segundo ratio más alto tras el del Reino Unido entre los 5 grandes países europeos.

La posición internacional de inversión  en  Madrid

Al igual que sucede con los flujos, Madrid concentra una parte significativa de ese stock de inversión (el 68,1% el último año), que ya supera holgadamente los niveles previos a la crisis. La capacidad de la ciudad de atraer a las grandes empresas y sus sedes tiene aquí un impacto significativo, ya que éstas son responsables del 91% del stock en el país.

También tiene un peso significativo en cuanto al empleo asociado a dicha inversión: en el último año disponible, Madrid concentraba 405.000 empleos directos ligados a inversiones extranjeras, el 29,1% del total en España. A pesar del descenso interanual registrado el último año, el empleo se sitúa también por encima de los máximos alcanzados antes de la crisis. Esta cifra representa un 14,2% del total de población ocupada en la región.

En lo que respecta al origen del empleo extranjero en Madrid, los primeros 10 países concentran más del 86%. Destaca especialmente Francia, con un 23% del empleo extranjero en la región (93.805 empleos), seguida por Estados Unidos (59.288 empleos, el 14,6%), Alemania (46.209, el 11,4%) y Reino Unido (42.869, el 10,6%). Es especialmente llamativo el peso de Madrid sobre el total nacional en el empleo de regiones como Oriente Próximo (56% del empleo de Emiratos Árabes o del 81% proveniente de Qatar) y de algunos países de América Latina (Chile, Panamá, Argentina o Costa Rica, aunque en valores absolutos estos últimos presentan cifras discretas). Entre los principales países, los mayores incrementos en los niveles de empleo desde 2013 en valores absolutos se han registrado en Francia, Estados Unidos y Países Bajos, mientras que en términos relativos son interesantes los ascensos del empleo procedente de Dinamarca, México, China o Qatar.

Desde una perspectiva sectorial, el 81% del empleo en Madrid se concentra en el sector Servicios (35% del total nacional), frente a un 6% en Industria (15,5% del total nacional) y un 3,4% en Construcción (29,5% del total en España). El peso del sector primario es, como era de esperar, marginal. Destacan especialmente a este respecto Comercio al por mayor y menor (97.019 empleos), Actividades administrativas y servicios auxiliares (72.021 empleos), Información y comunicaciones (54.648 empleos, más de la mitad a nivel nacional, con un peso muy relevante de Consultoría, Programación y actividades relacionadas) e Industria manufacturera (53.489 empleos, destacando Fabricación de otro material de transporte y Fabricación de productos farmacéuticos). Destaca el peso de Madrid sobre el total nacional en Actividades financieras y de seguros, Transporte y almacenamiento y Actividades profesionales, científicas y técnica, superando el 40% en todas ellas.

Este mayor peso en servicios y menor en industria se refleja también en otras cifras como las ofrecidas por el inmovilizado material que, por definición, no tiene en cuenta el inmovilizado financiero e inmaterial, y, por tanto, proporciona mayor relevancia a aquellas regiones con mayor peso del sector industrial. En el último año disponible, Madrid alcanzaba los 19.451 millones, el 17,1% del total nacional.

La coyuntura inversora en Madrid: Evolución de los flujos

Como se ha analizado en anteriores ediciones de este blog, las series de inversión extranjera tienden a ser muy volátiles, por lo que la información trimestral ofrece un valor limitado a la hora de evaluar la situación y entender tendencias. Además, las cifras adolecen de un fuerte reporting lag, por lo que suele ser conveniente esperar a los cierres de año para evaluar las cifras trimestrales definitivas (las cifras disponibles en la actualidad para el primer trimestre de 2019 sufrirán sin duda modificaciones en futuras actualizaciones).

En cualquier caso, los últimos datos ofrecidos por el Registro para el primer trimestre de 2019 muestran cómo Madrid, con 3.422 millones de euros recibidos, ha concentrado el 75% de la inversión en España. En términos absolutos, y aunque estos valores sean inferiores a los del primer trimestre del año precedente (2018 registró el récord histórico de recepción de flujos en Madrid),  la cifra está en línea con la media trimestral registrada desde 2009, y es superior en un 15% a la media de los primeros trimestres desde 2013. Estados Unidos ha sido el principal inversor en Madrid (1.365 millones), seguido por el Reino Unido (809 millones), Canadá (396), México (167) y Francia (156).

Información adicional

Si desea saber más sobre la inversión extranjera en Madrid, le recomendamos consultar los siguientes artículos y monográficos:

Madrid, liderazgo indiscutible en IED en 2018. Nueve sectores con inversiones superiores a los 1.000 millones

La Inversión Extranjera Directa en Madrid, Barómetro de Economía de la ciudad de Madrid 52

Madrid, nodo de la Inversión Extranjera en España