• Madrid Investment Attraction
  • Madrid Investment Attraction
menu
close
cab

“Madrid puede estar a la altura de Berlín o Londres. Tenemos capacidad de sobra, sabemos hacerlo, quizá nos faltan un par de vueltas de tuerca”

Conversación con Laura González-Estefani, Fundadora y CEO de TheVentureCity. Julio de 2020

TheVentureCity  es una aceleradora global, que entiende que el talento está en todo el mundo pero que las ‘startups’ que nacen fuera de Silicon Valley necesitan un empujón adicional. Hasta la fecha ha invertido 30 millones de euros —el 60% en series semilla o A y el resto en series B o superiores— en veinte compañías distintas, tanto españolas como latinoamericanas y estadounidenses. TheVentureCity cuenta con un equipo internacional, con integrantes de quince nacionalidades distintas, y dos sedes: una en Miami y otra en Madrid. Hablamos con Laura González-Estefani, su fundadora y directora, sobre el potencial de la capital y el papel de la administración en la creación de ‘hubs’ tecnológicos.

M.I.A.: TheVentureCity es una aceleradora con un enfoque y equipo globales, pero sus sedes están en Miami y Madrid. ¿Teníais claro que una sede iba a ser en España y decidisteis entre varias ciudades, o desde el principio se apostó por Madrid? ¿Por qué?

L.G.: Madrid siempre ha sido clave en TheVentureCity como sede en Europa por varios motivos. En primer lugar, porque cuenta con talento superior a la media. La localización geográfica es clave cuando tienes empresas en África y en Latinoamérica. En esto Madrid es también imbatible. Y en un tono más personal: soy madrileña y nada me hace más orgullosa que poder demostrarle al mundo que la ciudad donde nací va a ser uno de los hubs de tecnología más importantes del mundo.

M.I.A.: ¿Cuánta gente trabaja en la sede madrileña y cuánta en la de Miami? ¿Qué actividades se llevan a cabo en cada una y cómo se complementan?

L.G.: En Madrid hay catorce personas de nuestro equipo y ocho ‘startups’ de nuestro portafolio, que a su vez emplean a más de sesenta personas en total. En Miami lo mismo. Miami es el equivalente a Madrid para América. Es la ciudad que mejor conecta el continente de norte a sur y de costa a costa, también con Europa. Es una ciudad en pleno crecimiento y en plena ebullición de diversidad. Está llena de emprendedores y culturas de todo el mundo. Además, es pista de aterrizaje para las compañías europeas en Estados Unidos. La internacionalización es una de las claves de TheVentureCity. Tanto de Europa a Estados Unidos como de Estados Unidos a Europa o Latinoamérica. Ese triángulo lo dominan Miami y Madrid.

M.I.A.: Lleváis tres años con el programa. ¿Cómo habéis visto evolucionar el ecosistema ‘startup’ madrileño? ¿Qué le haría falta para despegar del todo y ponerse al nivel de Londres o Berlín?

L.G.: Lo primero que me sale instintivamente es apoyo, pero quiero matizar. Hay muchísimo dinero dedicado al apoyo al tejido empresarial, pero no está bien estructurado para el tipo de empresa que es una ‘startup’. La inmediatez, el entendimiento de la oportunidad en el riesgo y la interconexión ágil entre los miembros del ecosistema es clave. Las mejores iniciativas son privadas, ninguna es pública, y eso es, precisamente, lo que hace falta ahora.

Podemos estar a la altura de Berlín o Londres sin duda. Tenemos la capacidad de sobra, sabemos hacerlo, quizá nos faltan un par de vueltas de tuerca.

M.I.A.: El Ayuntamiento de Madrid ha impulsado cinco clústers, de los cuales tres son eminentemente tecnológicos: ciberseguridad, ‘fintech’ e ‘insurtech’, y ‘big data’ e inteligencia artificial. La idea es unir empresas grandes, universidades y pymes y ‘startups’, que aprovechen las sinergias de la red. También están construcción, ingeniería e infraestructuras y economía circular. ¿Te parece que los sectores escogidos van en buena dirección o echas en falta alguno?

L.G.: ¡Bravo! ¡Son perfectos! ¿Cómo os podemos ayudar? Los españoles somos buenísimos en ciberseguridad, en finanzas y, sin duda, en infraestructuras. Si de verdad estructuramos el apoyo bien a estos clústers, ¡de Madrid al cielo!

M.I.A.: ¿Cómo se relacionan una aceleradora y un clúster? ¿Qué se pueden aportar mutuamente?

L.G.: Creo que el editor no nos va dejar todas las palabras que debería de utilizar para montar el plan de ataque. Pero lo más importante es poner incentivos. Incentivar a la empresa privada a trabajar con la ‘startup’ de tecnología. Incentivar al funcionario a trabajar con la ‘startup’. Proteger la propiedad intelectual, montar uno y solo un ‘tech hub’ para compañías en el centro de Madrid, tipo Station F en Francia. Station F es una propuesta conjunta entre el gobierno francés, la ciudad de París, Facebook y una asociación de emprendedores e inversores locales. Han reconvertido una antigua estación de tren en un espacio de trabajo, con zonas colectivas, ayudas, programas y oficinas privadas. De este modo, trabajan juntas tanto las ‘startups’ en fases más iniciales como algunas ‘scale ups’ y ‘corporates’ que quieren estar al día de los últimos avances. Cuentan con programas de formación, charlas, beneficios para usar servicios… Es una base para construir juntos y generar empleo.

Lo ideal sería montarlo de la mano de los emprendedores exitosos que ya tenemos en Madrid. Las comunidades se crean con las comunidades, entre sí, nunca para las comunidades.

M.I.A.: ¿Qué apoyo ha recibido TheVentureCity de las administraciones públicas madrileñas? ¿Hay algún aspecto a destacar o a mejorar?

L.G.: Por ahora no hemos recibido ningún apoyo, lamentablemente. Aunque lo hemos intentado.

M.I.A.: ¿En qué podría ayudar la administración madrileña a TheVentureCity?

L.G.: Más espacios de encuentro, mejores programas para emprendedores tecnológicos, promover la inversión público-privada…

M.I.A.: ¿Cómo compararías los ecosistemas de Madrid y Miami, el apoyo de ambas administraciones y, por último, su proyección a medio y largo plazo?

L.G.: No son comparables, desgraciadamente. La administración de Miami no ayuda al emprendedor tecnológico de ninguna manera, no está en su agenda. No hay infraestructura, ni ayudas económicas, ni agilidad. Es todo acción privada y fundaciones. Ambos ecosistemas están al mismo nivel de inmadurez y en consecuencia, de oportunidad. Creo que las ganas de ayudar están, y también el capital, pero tal y como está planteado, no funciona. Siento la responsabilidad de resaltar Madrid a nivel internacional, no solo a nivel europeo, donde soy miembro del Consejo Europeo de Innovación, sino también global.