• Madrid Investment Attraction
  • Madrid Investment Attraction
menu
close
cab

“La mayoría de las fintech y el network corporativo están en Madrid”

Conversación con Andrea Sánchez, Responsable de F10 en España. Mayo de 2021

Andrea Sánchez es la responsable de F10 en España, la aceleradora especializada en fintech del grupo suizo SIX. SIX compró Bolsas y Mercados Españoles (BME) en junio de 2020, la mayor inversión extranjera en España en 2020, y apenas unos meses después, en octubre, lanzó oficialmente F10. La aceleradora tiene dos programas distintos —incubación y aceleración— y cuenta con oficinas en Madrid y Barcelona.

Sánchez nos recibe en la sede madrileña para explicar de primera mano el aterrizaje de F10 y su visión sobre el ecosistema fintech en Madrid.

 

M.I.A.: F10 es una aceleradora del grupo SIX, que llega a España en junio del año pasado con la OPA a Bolsas y Mercados Españoles. ¿Estaba prevista la apertura antes de la adquisición?

A.S.: Uno de los pilares de SIX es la estrategia de innovación. Ellos trabajan con muchas instituciones financieras y querían acercar la innovación a esas corporaciones. A raíz de la OPA a BME vieron —no solo por haberla hecho, sino porque en España fintech e insurtech están creciendo en los últimos años— la oportunidad de entrar en el mercado europeo. Suiza queda un poco apartada de la entrada a Europa. Al adquirir BME, se implementa la estrategia y se expande la comunidad F10.

Siempre ha habido planes de expansión en Europa. Es un mercado estratégico. La innovación y transformación digital son muy fuertes, como el ecosistema de startups. Había que analizar cuál era un mercado importante para SIX y yo creo que se alinearon los planetas cuando se adquirió BME. Se empujó mucho más la estrategia de expandirse en Europa y a España, como marco operador de Europa, pero a su vez como país en el que el Gobierno quiere digitalizar, atraer la inversión en startups… El foco era: queremos expandirnos en Europa y decidimos específicamente ir a España. Las características del ecosistema están mejorando. Y además tenemos la apertura hacia Latinoamérica, que quizá otro país no tendría.

M.I.A.: ¿Cómo operan? ¿SIX tiene oficina en España?

A.S.: Las únicas operaciones que tenía SIX en España eran las relacionadas con inteligencia de datos. Al haber pasado BME a ser parte del Grupo SIX, SIX considera que España es un lugar relevante para ellos y hay mucho más peso. La estructura de BME forma parte de SIX, aunque por el momento todo opera como antes. No hay oficinas nuevas.

M.I.A.: ¿Cuándo abrió F10?

A.S.: Oficialmente, el 14 de octubre, cuando hicimos el evento de lanzamiento, pero el proyecto empezó a trabajarse en febrero del año pasado. Trajimos a diferentes actores del ecosistema, a ese impulso de fintech e insurtech que a día de hoy no está desarrollado tan específicamente. No hay hubs que se dediquen a estos sectores, sino que son más generalistas. Esa era nuestra ventaja competitiva.

M.I.A.: Habéis abierto en Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao, mientras que en Suiza y Singapur F10 está solo en una ciudad. ¿Por qué aquí estáis en cuatro ciudades y en el resto de países solo en una?

A.S.: Cuando hablamos de España hablamos de mucha diversidad. Las regiones tienen características diferentes y entendíamos que estas ciudades, además de Málaga, que se está convirtiendo en bastante relevante, son polos de innovación. Bilbao es un polo muy tecnológico, de industria 4.0. En Valencia siempre ha habido mucho emprendimiento, la mayoría de las aceleradoras están allí. Barcelona tiene características emprendedoras. Y Madrid, la inversión. La mayoría de las fintech y el network corporativo están en Madrid. Las oficinas principales están en Madrid y Barcelona; Bilbao y Valencia son, por el momento, oficinas satélite. La idea es expandirse a medida que vayamos creciendo.

Tenemos distintas iniciativas. Nuestro objetivo es generar un ecosistema, dar servicio a nuestras grandes corporaciones, que son las instituciones financieras y aseguradoras, y poder conectarlas con startups. No solo a nivel nacional, también internacional. La segunda iniciativa es la de trabajar en las fases iniciales de las startups. Ayudamos a proyectos en fase de conceptualización a consolidarse y escalar en el ecosistema. Eso lo canalizamos a través del programa de aceleración y del de conceptualización. La aceleración se hace en Madrid y la incubación en Barcelona.

M.I.A.: El proceso de canalizar soluciones de startups hacia lo que piden los corporates es algo diferente al del resto de aceleradoras. ¿Cómo lo hacen?

A.S.: En el programa de incubación canalizamos las tendencias y tecnologías de futuro. En la aceleración hablamos de que las empresas están en un momento de disrupción. Necesitan seguir siendo relevantes. Y se ha observado que el avance tan rápido de la tecnología les genera complicaciones: son dinosaurios a los que cuesta innovar. Pues intentamos ayudar en que ese proceso sea más eficiente. ¿Cómo? A través de la colaboración con startups. Nuestro objetivo es escuchar a esos corporates, entender qué les duele. Puedo tener una empresa que hoy necesita automatizar un proceso, que necesita soluciones simples pero que son importantes para avanzar.

Tenemos un equipo que se dedica solo a relacionarse con estos socios. Están en contacto constante, escuchando y analizando. Me das una necesidad general, pero yo indago para entender realmente qué necesitas. Y tenemos un equipo global de scouting que se encarga de buscar startups. Eso lo hacemos en Madrid, Zúrich y Singapur. En Madrid tenemos que terminar de sentarnos con todos los corporates para analizar sus necesidades. La idea es lanzar un programa de aceleración global y simultáneo en las tres regiones. ¿Cuál es la belleza de eso? Que probablemente en Suiza tengan necesidades que en España no, pero que son interesantes de analizar.

M.I.A.: ¿Cómo captan a las startups?

A.S.: Para la aceleración buscamos startups consolidadas y con clientes, que el día de mañana puedan implementar su tecnología dentro de un banco. Eso es muy importante. Porque al final el objetivo de estos programas es que se desarrollen proyectos, pruebas de concepto o de tecnología, pero que los socios del programa vean resultados. No es tanto explorar. Tenemos startups porque conocemos el ecosistema y haremos un llamamiento para dar la oportunidad a otras.

M.I.A.: ¿Cómo ven las startups el programa de aceleración?

A.S.: Hay dos tipos de startups: las que generan servicios para grandes empresas porque analizan una necesidad en el mercado y crean una solución, las B2B (business-to-business). Y luego están las B2C (business-to-consumer): neobancos o fintech que buscan competir con los bancos actuales. Nuestro foco en la aceleración son las primeras. Tienen dos formas de conseguir recursos, la inversión o los clientes. ¿Qué les ofrecemos nosotros? La posibilidad de conectar con la persona correcta de la entidad. En todo el proceso analizamos qué startups están en el ojo de las corporaciones. Si cinco corporaciones están interesadas en una startup, quizá esta sea una startup en la que podemos invertir.

M.I.A.: ¿Hay suficientes startups como las que buscan en Madrid? ¿Cómo ven el ecosistema?

A.S.: Hay muchas. Pero, obviamente, uno de los factores en los que Madrid se puede enfocar es en atraer a startups internacionales. Vemos que es un área donde se está poniendo mucho énfasis. ¿Hay startups? Las hay, pero quizá no solucionan todos los problemas de nuestros corporates. Nuestro llamamiento no es solo a Madrid, tratamos de atraer startups de toda Europa.

He visto ya varias fintech muy interesantes, siempre más en B2C, el B2B ha estado más limitado. Ahora vemos que hay más startups en esa área, pero hay un problema: la inversión. No hay mucha. Por tanto, la madurez de las startups queda limitada y no siempre están preparadas para trabajar con las grandes empresas. Hay un reto: fomentar el ecosistema y pasar al siguiente nivel, de startups bien consolidadas que traigan un producto o servicio validado y que funcione.

M.I.A.: ¿Cómo puede el Ayuntamiento fomentar el hub? ¿Qué le falta a Madrid para atraer más startups de fintech?

A.S.: Quizá hacer mayor promoción. Yo he conversado con gente del sector público en Madrid y lo que veo que falta es esa promoción y un mejor posicionamiento de Madrid: somos un ecosistema y queremos fomentarlo. El segundo punto es poder traer u ofrecer inversión a las startups. Una región puede dar beneficios a las startups, ya sean fiscales, para constituir su empresa o modelos de financiación, que a día de hoy no están tan desarrollados. Creo que eso es lo que haría falta para atraerlas. Hay que poner esfuerzo en el emprendimiento. Si nos fijamos, los millennials y gente que lleva ya años en corporaciones buscan un poco más de riesgo. Esa cultura está cambiando, así que hay que cambiar hacia quién nos dirigimos.

M.I.A.: ¿Cómo compite Madrid con otros hubs importantes, como Londres?

A.S.: Yo creo que en la inversión. Para que un ecosistema funcione necesitas corporaciones, startups y el componente internacional. No es solo localizar el área, sino buscar el conocimiento externo, que trae muchos beneficios. Muchas startups se consolidan en Reino Unido porque hay inversión. ¿Por qué no posicionar así a Madrid?

M.I.A.: ¿Les han ayudado las administraciones a establecerse? ¿En qué podrían ayudarles?

A.S.: Somos una empresa que tiene un apoyo muy fuerte del sector privado, así que la necesidad no ha sido tan grande. Nuestro foco es ese, ser el lugar en el que se mueva todo el tema de fintech. ¿Por qué no buscar sinergias y oportunidades para colaborar y fomentar iniciativas como el clúster de fintech? El sector privado tiende a apoyar mucho más este tipo de iniciativas y el público es más observador, pero no ocurre tanto que genere inversiones o movilice proyectos. Podrían ayudarnos conectando con el ecosistema, introduciéndonos a diferentes actores locales. El sector público es muy importante para nosotros, especialmente en España.

M.I.A.: ¿Cómo se desarrollarán los programas? ¿Las startups estarán en este coworking?

A.S.: Buena pregunta. La idea es expandirlo. Por temas obvios, con la pandemia este año la conceptualización del programa ha ido mucho al online, pero para el programa de incubación que acabamos de lanzar intentamos apostar por un formato híbrido. Hemos visto que las startups prefieren estar en persona más que online. Así que en Madrid la idea sería estar en persona, pero siempre con la flexibilidad de poder ir a online. Cogeremos todo este piso para darles espacio.

M.I.A.: ¿Qué tal ha ido el programa de incubación y qué startups son interesantes?

A.S.: Tenemos doce, todas con bastante calidad. Hay un neobanco enfocado a la generación Z, varias de inversión, otra interesante para expatriados, a los que es muy difícil transferir dinero entre cuentas de varios países… Hay otra llamada Flow, de origen tunecino, cuya solución va a estudiantes del norte de África que se van a Francia. Son chavales que necesitan el dinero que les mandan sus padres y tarda varios días en llegar. El fundador, Omar, ha creado una solución de transferencias instantáneas. También tenemos un roboadvisor llamado Invert, para que gente de clase media tenga posibilidad de invertir. La mayoría vienen ya con la idea validada. Lo que hacemos ahora es consolidar o finalizar esa idea, además de conectarlas con los corporates. Una anunciará en breve su ronda. Nosotros, además, tenemos SIX Fintech Ventures, el brazo inversor. Habitualmente invertimos: en Zurich, de quince hemos invertido en seis.