• Madrid Investment Attraction
  • Madrid Investment Attraction
menu
close
cab

España se encuentra en una excelente situación para atraer entidades financieras de otros países

Conversación con Miguel linares, Socio Fundador de Linares Abogados

Junio de 2019

Conversamos con Miguel Linares, Socio Fundador de Linares Abogados, despacho desde el que asesoran como abogados y consultores independientes a empresas financieras, tras una larga trayectoria ligada a la internacionalización de empresas españolas y a la implantación de empresas extranjeras en España.

M.I.A.: En los últimos años, Linares Abogados ha sido muy activo en el sector Fintech. ¿Cuál es la situación del sector en la actualidad?

M.L.: Podemos afirmar con rotundidad que las Fintech son el presente, no el futuro.

Así lo demuestran los millenials, cuando desde sus propios Smartphones realizan los mismos trámites que se realizan presencialmente en una sucursal y sin necesidad de desplazarse. El servicio es el mismo, lo que cambia es la “experiencia del cliente”.

Las Fintech suponen la oportunidad de eliminar barreras de entrada al Sistema Financiero tradicional, permitiendo a todo el mundo acceder a financiación o servicios que de otra manera no tendrían. Por ejemplo, permiten que pequeñas startups puedan recurrir a financiación a través de ICOs, plataformas de financiación participativa, servicios digitalizados, entre otros.

Ahora bien, con esto no queremos decir que las Fintech vayan a sustituir a los Bancos tradicionales, ya que éstos son un pilar esencial de la economía moderna.

Sin embargo, los bancos que no se adapten quedarán relegados, convirtiéndose, como indica el propio informe del Comité de Basilea de febrero de 2018 (“Implications of fintech developments for Banks and Banks Supervisors”), en Relegated Banks.

En este sentido, hemos podido observar que la Banca española está realizando claros esfuerzos para adaptarse a las nuevas tecnologías y tenemos buenos ejemplos de ello, como sería el caso del BBVA, que ha obtenido multitud de premios por su plataforma móvil, precisamente por adaptarse a las necesidades de sus clientes, o EVO Banco, que integra entre los servicios que ofrece, junto con los del banco, multitud de aplicaciones y servicios digitales de Fintech para facilitar la contratación, el ahorro y la inversión.

En resumen, yo diría que nos encontramos ante una revolución y eclosión del Sistema Financiero como no hemos conocido hasta la fecha. Es cierto que hoy es todo novedoso y puede confundir o hacer desconfiar a alguna gente, pero sin duda podemos decir que estas son el presente del Sistema Financiero.

M.I.A.: En este nuevo entorno tan cambiante, ¿quiénes son los principales actores: bancos tradicionales, Bigtechs, Fintechs, Inversores Institucionales?

M.L.: El principal actor del sector sigue siendo la propia Banca tradicional y profesionalizada.

En España, la Banca es el segundo sector más importante después del Turismo y está considerado uno de los mejores a nivel internacional.

Ahora bien, más allá de la banca, que mantendrá una posición relevante una vez integre los cambios necesarios, es decir, adoptando modelos de las tecnológicas financieras, como el de marca blanca, buscando sinergias e integrando en su propio core bancario nuevas funcionalidades, etc., tenemos otros actores con grandes posibilidades.

Este el caso de los Neobanks como nuevos actores que, incluso sin tener las licencias de la banca, entidades de valores o aseguradoras, actúan como una pantalla que se centra en ofrecer a los clientes todos aquellos servicios que ofrecen las entidades con licencia, pero integrándolos en una aplicación de fácil manejo que aporta la experiencia que exige el usuario actual de servicios financieros.

Por otro lado, estarían las Bigtech, empresas como Facebook, Apple o Amazon que ya cuentan con los datos y la confianza de sus usuarios, además de conocer bien sus necesidades, por lo que tienen gran parte del camino recorrido.

En resumen, no estamos hablando del final de la banca tradicional, pero sí de su adaptación y tendremos que estar muy atentos a los nuevos actores que están apareciendo en el mercado.

M.I.A.: En todo este contexto nos encontramos ante nuevos movimientos a nivel internacional; de todos ellos, ¿cuál es tu opinión sobre la incidencia del Brexit en el ámbito de las Fintech?

M.L.: El Brexit es un acontecimiento poco comprensible en un mundo que tiende a la globalización, ya que supone la separación de uno de los pilares fundamentales de la Unión Europea.

El primer efecto del Brexit va a ser que las Fintech del Reino Unido van a ver reducido su mercado en millones de potenciales usuarios y millones de euros.

Desde España esta situación la tenemos que ver como una oportunidad, ya que reunimos muchos de los elementos que necesita una Fintech para expandirse.

En mis viajes a Londres para hablar en foros de Fintech, desde hace tiempo he venido preguntando a diferentes entidades si se habían planteado España como jurisdicción complementaria al Reino Unido para seguir en la Unión Europea y, para mi sorpresa, ninguno lo había hecho.

Sin embargo, con tan solo mencionar elementos como el Sandbox regulatorio, la posibilidad de identificar a los usuarios mediante videoconferencia, el Fast Track (procedimiento acelerado de autorización para entidades del Reino Unido), el hecho de que España sea el país con mayor número de tratados fiscales y comerciales con Latinoamérica, África y Oriente Medio, su percepción cambia rápidamente.

En otras palabras, “España es mucho más que Benidorm”, pero cuando el CEO tiene que decidir entre vivir en Madrid o Vilnius, podríamos decir que se le “ilumina la cara” al pensar en España.

M.I.A.: La inversión extranjera en el sector financiero en Madrid es significativa, con cerca de 12.000 millones de euros de inversión recibidos desde 2013 y más de 26.000 empleos asociados, un 75% y 50% del total en España, respectivamente. Hay muchos otros países que han adoptado iniciativas para atraer empresas extranjeras y eso me lleva a preguntarme: ¿Cuál es la percepción de España y Madrid en el sector Fintech internacional?

M.L.: España es reconocida internacionalmente por la calidad de su Sector Financiero y que ha llevado a la banca, como hemos indicado, a un importante proceso de internacionalización.

Pero España es mucho más que eso.

España, y concretamente Madrid, cuenta con instituciones financieras locales para desarrollar una experiencia digital para sus clientes y se encuentra entre las diez ciudades europeas en las que han nacido más Startups digitales en 2018 (ver informe Start-up Ecosystem Overview 2019 del Mobile World Congress 2019 MWC), así como en la segunda posición dentro de las diez ciudades con mejores ubicaciones para la rentabilidad por presupuesto (Return on Budget) y en primer lugar en cuestión del rendimiento de la inversión en personal según un estudio fDI Markets.

Además, según el EY Attractiveness Survey, Madrid es la cuarta urbe europea con más posibilidades de generar el próximo gigante tecnológico, empatada con Estocolmo, Ámsterdam, Copenhague y Moscú.

Pero más allá de lo que digan los informes, Madrid es un Entorno Hub Digital excepcional, habiéndose llegado a denominar, informalmente, como Silicon Alley Madrid, siendo una zona que presume de contar con la conectividad per cápita más alta de España, con un gran número de redes de fibra óptica disponibles y la concentración de numerosos Data Centers.

Por otro lado, tenemos uno de los mercados fundamentales de generación, atracción y retención de talento, ya que ocupamos la sexta posición de los países europeos con mayor porcentaje de jóvenes graduados en disciplinas STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) y desde el año 2000, la población extranjera se ha triplicado, lo que se traduce en un nivel de apertura y tolerancia máximos en el mundo.

Con todo esto, España, y Madrid en particular, está a la vanguardia en el impulso de la innovación y goza de un ecosistema y espíritu emprendedor favorable para las Fintech.

M.I.A.: Hay que reconocer que se han hecho grandes esfuerzos, tanto el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y Gobierno Central. ¿Crees que han sido suficientes?

M.L.: La actividad de las instituciones y, en el ámbito de Madrid, M.I.A. (Madrid Investment Attraction) es un gran catalizador de inversiones. Nosotros colaboramos con ellos y nos ayuda mucho, porque además de aportar soluciones legales a nuestros clientes, MIA les respalda en muchos otros ámbitos.

En todo caso, lógicamente siempre es posible hacer más. A las Fintech lo que les hace falta es que les faciliten su puesta en marcha, su operativa y medios para financiar los proyectos.

Así, teniendo en cuenta la gran presencia de entidades financieras en Madrid, el Ayuntamiento debería tomar un papel activo (en colaboración con el resto de Administraciones) en la puesta en marcha del Sandbox regulatorio, pendiente aún de Decreto Ley. Es una pena, porque el proyecto español fue uno de los primeros y, sin embargo, se ha quedado parado por una formalidad, mientras que otros países ya lo tienen activo desde hace tiempo.

También ayudaría mucho a las Entidades de Pago y de Dinero Electrónico (dos de las figuras elegidas por la mayoría de Fintechs) tener acceso al sistema de compensación bancario (Iberpay), hasta hoy limitado a entidades de crédito.

No es una tarea sencilla, pero creo que existen fórmulas de fácil implantación que podrían dar acceso a las Fintech al sistema de compensación, sin por ello alterar el uso que actualmente hacen los bancos de él.

Esto último ha sido uno de los pasos dados por Lituania, lo que ha tenido un gran efecto en la atracción de entidades de otros países.

En conclusión, España se encuentra en una excelente situación para atraer entidades financieras de otros países (y no solo del Reino Unido), pero es necesario seguir dando pasos para integrar a las Fintech en el sistema financiero porque, como decíamos, las Fintech son el presente, no el futuro.