• Madrid Investment Attraction
  • Madrid Investment Attraction
menu
close
cab

“Algo que España está haciendo muy bien es no poner barreras a bancos que vienen de fuera”

Conversación con Arturo Perea, Director General para España de BiG. Enero de 2021

El Banco de Inversión Global (Banco BiG) es un banco portugués fundado en 1999 que aterrizó en España el pasado mes de noviembre. Es el segundo país al que se expande, tras haber hecho lo propio en Mozambique en 2016. BiG se define como un banco innovador, cien por cien digital, que ayuda al cliente a invertir y ahorrar. Por el momento tiene una única oficina en Madrid situada en la calle Serrano.

Arturo Perera es el Director General para España de la compañía. Perera, que cuenta con más de una década de experiencia en el sector financiero y ha pasado por firmas como GBS Finance y Atlas Capital, nos atiende pocos días después del lanzamiento. Asegura que la pandemia ha sentado bien al negocio. “Nuestra sucursal es el móvil. Estas plataformas han tenido un repunte tremendo durante el COVID porque la gente estaba en casa”.

M.I.A.: España es el segundo país en el que se expande BiG. ¿Cuándo y por qué lo deciden?

A.P.: Sopesamos la idea de entrar en el mercado español desde hace muchos años. Pero había una reestructuración del sistema financiero que no terminaba de consolidarse. Hemos esperado hasta que en la foto de las entidades ha quedado una parte minoritaria tras las fusiones y adquisiciones. Los grandes son más grandes y muchas de las cajas han desaparecido.

El año pasado decidimos que había que dar el salto. Es un mercado natural para nosotros. No solo por lo parecidos que somos españoles y portugueses, también porque el mercado es diez veces más grande que el suyo. La capacidad de generar negocio en España es mucho más atractiva que en Portugal. Por eso abrimos aquí.

M.I.A: ¿Había hueco en el mercado para un nuevo banco digital?

A.P.: Sí. Entramos con un sesgo de ahorro e inversión: para ayudar a los inversores a crear una hucha, un patrimonio para complementar su jubilación. Esa es la problemática que tratamos a diario. Muchas entidades que hacen muchas cosas la habían dejado en el cajón.

Las jubilaciones van a ir a menos. Hay una pirámide invertida de población: las personas viven más años, nacen menos niños, los de abajo ingresan menos y los de arriba gastan más. Partiendo de esa premisa, tenía sentido poner a disposición de los españoles un banco que se centre en dar soluciones de valor e inversión de forma imparcial, con arquitectura abierta. No trabajamos nuestros productos, sino que ofrecemos lo que pensamos que es lo mejor del mercado. Nos enfocamos en dar servicios y soporte a los clientes de ahorro e inversión.

M.I.A.: ¿Qué tipo de cliente busca Banco BiG en España?

A.P.: Ofrecemos un producto a todos los españoles. Por eso no tenemos un límite de apertura, porque cualquier inversor puede abrir una cuenta, de un euro en adelante, sin ningún coste y empezar a gestionar sus ahorros. Ese es nuestro ADN: ayudar a la gente a cumplir sus objetivos de inversión. Si ponemos un mínimo muy alto tenemos un conflicto con nuestro discurso. El target es desde el cliente de un euro hasta clientes de mayor patrimonio que tengan gestores o se autogestionen y puedan tener en BiG todo lo que necesitan para invertir en bolsa, suscribir depósitos y demás. 

M.I.A.: ¿Cómo van estos primeros días de captación de clientes?

A.P.: Está funcionando muy bien. Estamos abriendo muchas cuentas. Muchas vienen por el depósito al 1%, que es un regalo, un pan debajo del brazo que hemos querido traer para agradecer a los españoles que nos hayan dejado entrar en el mercado. Lo que pretendemos, siendo transparentes, es que las personas que hayan hecho ese depósito empiecen a probar nuestras herramientas de inversión. Que se den cuenta de que tras el depósito hay más: un universo de productos y servicios. Se quedarán.

M.I.A.: Uno de sus productos es la plataforma de inversión. ¿Qué acogida está teniendo entre los españoles? ¿Qué futuro le ven?

A.P.: Siendo un banco digital es muy importante que haya un sesgo humano. Las personas invertimos para cumplir objetivos. Hace falta un componente humano, alguien que conteste a tus preguntas y te ayude con la estrategia de inversión. BiG te da las plataformas pero también te acompaña si lo necesitas. Ese es nuestro modelo de negocio.

Hemos creado dos plataformas: Simple Trading y Advanced Trading. Una es para inversores menos experimentados y otra para inversores más experimentados. La pandemia ha afectado a todo el mundo, pero nos ha ayudado porque genera una cultura en la que el cliente se autogestiona desde casa. No creemos que las sucursales a pie de calle sean el futuro. Nuestra sucursal es el móvil. Estas plataformas han tenido un repunte tremendo durante el COVID porque la gente estaba en casa, tenía más tiempo para invertir y muchas personas que no eran tecnológicas se han lanzado. Vemos clientes que eran de cartilla y mostrador invirtiendo a través de nuestras plataformas. Las cosas han ido muy bien para nosotros.

M.I.A.: ¿Cómo ha sido el proceso de montar la oficina en Madrid?

A.P.: Han pasado 18 meses desde que pusimos un pie en España. Nuestra primera puerta fue la del Banco de España, porque para nosotros es muy importante ser un banco regulado. Eso da mucha confianza a los españoles. Metemos todo el ahorro bajo un mismo paraguas, así que lo que conseguimos es que los bolseros puedan salirse cuando vean momentos de volatilidad en el mercado y estar en productos de bajo riesgo sin cambiar de entidad. Porque somos una entidad española que ofrece todos los servicios.

Luego fuimos a la CNMV. Establecimos la base y una vez registrados como banco español buscamos oficina. Queríamos una oficina emblemática en Madrid. Serrano con Juan Bravo era un lugar céntrico. Venía bien a todos los clientes que quisieran visitarnos para que les contemos qué hacemos. La elegí yo junto al Consejo, que me dio la aprobación. Y a partir de ahí hemos construido.

M.I.A.: ¿Cuántos empleados son y cuántos esperan llegar a ser?

A.P.: En Portugal ha habido entre 50 y 60 personas trabajando en exclusiva para el proyecto de España. Y otras 23 trabajando en las oficinas de Madrid. Así que hemos sido unas 80 personas involucradas. Hicimos una ronda de friends and family para testar que todo iba según lo previsto y lanzamos. Estamos encantados, esto es un no parar.

Tenemos todo tipo de perfiles. Igual que necesitamos gente creativa y de marketing, yo insisto a mis equipos con que salgan a la calle para entender lo que los españoles quieren. No es solo poner anuncios, es poner anuncios y saber qué actitudes tenemos los ahorradores. Tenemos gente creativa, técnica, especializada en finanzas y mercados y de operaciones. Lo que busco al contratar a alguien es que tenga mucha ilusión y esté dispuesto a trabajar duro. Somos un banco nuevo y tenemos por delante unos años para consolidar, crecer y ponernos a la altura de bancos españoles que nos llevan años de ventaja.

M.I.A.: ¿Cree que el banco tendrá algún día un equipo técnico trabajando en exclusiva para España?

A.P.: Por supuesto. Nuestra apuesta es fuerte. Creemos que el mercado español es muy atractivo y vamos a apostar por construir y tener autonomía total en España, con todos los departamentos que hagan falta para rodar solos.

M.I.A.: A la hora de elegir sede, ¿se valoró alguna otra ciudad española? ¿Por qué optaron por Madrid?

A.P.: No teníamos ninguna preferencia por Madrid, ni Barcelona, ni Valencia, ni Sevilla… Yo estaba en Madrid y montamos aquí la matriz, pero miro con mucho detalle qué ocurre en las ciudades más grandes de España. No solo daremos servicio desde aquí. Es probable que estemos pronto allí también.

M.I.A.: Otros nuevos bancos dicen que escogen Madrid por cercanía a las instituciones. ¿No es el caso de BiG?

A.P.: Tenemos que crecer. Somos un banco digital. Nuestra idea no es abrir sucursales a pie de calle, pero sí tener oficinas de referencia en estas ciudades: Valencia, Barcelona, Sevilla. A medida que pase el tiempo y crezcamos, tendremos representantes en toda la geografía española. Hay una parte humana e influye mucho poder sentarte con alguien para que te ayude a definir objetivos y ahorrar.

M.I.A.: ¿Les ha dado tiempo a conocer el ecosistema fintech de Madrid? ¿Cómo lo ven?

A.P.: Tenemos un equipo orientado a buscar oportunidades en el mundo fintech. La persona que lo lidera está en Lisboa. Se pasea por todas las ciudades buscando oportunidades. Y tenemos un fondo enfocado en detectar startups con potencial. ¿Por qué? Somos un banco de soluciones, no tenemos una arquitectura propia sino que intentamos integrar en nuestro modelo las mejores ideas de inversión. Pronto veréis cómo incorporamos soluciones disruptivas que provienen del mundo fintech. Hemos creado un coworking solo para empresas fintech, algo que también nos gustaría llevar a cabo en Madrid.

En ocasiones invertimos en estas empresas. Cuando no invertimos, las ofrecemos en nuestras plataformas. No somos un banco de préstamos, créditos y tarjetas, pero sí somos conscientes de que hay empresas que rompen esquemas y ofrecen productos que hace dos o tres años nadie conocía. Cuando decimos que damos una oferta digital necesitamos contar con ellas.

M.I.A.: ¿Han recibido apoyo de la administración madrileña? ¿En qué podría ayudar a una empresa extranjera que acaba de llegar a Madrid?

A.P.: De momento no hemos tenido ninguna ayuda particular del Ayuntamiento, solo el contacto por motivos regulatorios. Cada vez que nos han solicitado algo lo hemos hecho. Nos encantaría que nos ayudasen, sobre todo en algo que España está haciendo muy bien: no poner barreras a bancos que vienen de fuera, que ofrecen algo que tiene sentido para los españoles. Si pudiese pedir algo a la Administración, sería que nos ayudasen a fomentar el ahorro. Tenemos un equipo que ya crea contenido y webinars para que la gente se familiarice. Estamos abiertos a participar en cualquier evento al que Madrid quiera invitarnos.